No podemos ser indiferentes a la caravana que cruza Centroamérica. Además de invitaros a conocer mejor la situación a través de este video

y este informe ; vamos a compartir la vida de una familia hondureña con la que las hermanas de EEUU están muy comprometidas. Nos lo cuentan ellas mismas.

Alena (nombre ficticio) tiene 36 años. Es Hondureña. Tiene 4 hijos aquí y dejó uno de 2 años en Honduras; se lo cuida su hermana. Es una mujer valiente, si no, no se explica cómo pudo venir sin documentos a este país, con niños de 2, 4, 7 y 15 años. Tiene mucho interés en aprender inglés aunque le cuesta un poco. El otro día me decía que quiere también terminar su colegio elemental y hacer su bachillerato, pues no lo pudo hacer en Honduras. Alena ha estado trabajando en la cocina de un restaurante, pero llegaba a casa rendida y la paga no era mucha. Confiamos que a partir del 17 de diciembre empezará un nuevo empleo en la lavandería de otra institución religiosa. Ahora tiene Social Security card y permiso de trabajo.   Alena es una mujer fuerte. Trabajadora, resiliente, luchadora y sí, siempre muy agradecida por el apoyo amable a su familia.

 Sus hijos tienen distintos padres lo cual complica el proceso para adquirir la tutela de sus hijos. El 7 de noviembre de 2018, la familia fue a la corte con su abogada. Ahora Alena necesita obtener la custodia de sus hijos. A tal efecto, la abogada ha solicitado la ayuda de otro abogado que se especializa en “Mujeres contra el abuso”. Los pasos a seguir son: custodia, pasaporte, tarjeta verde y, con suerte, ciudadanía. La mayor de las hijas, tiene 16 años. Asiste a un colegio público y ya le quedan sólo 2 años para terminar el bachillerato. Le va bien en el colegio, a pesar de que las mates no le gustan nada. Su padre vive en Nueva York pero tiene otra familia y no quiere saber nada de su hija. Ella ha tenido problemas de depresión pero está haciendo terapia y va bastante mejor. Durante el verano trabajó algunos días en nuestro Centro Santa Rafaela María ayudándonos con la limpieza. Trabajó también en un restaurante, pero le resultó demasiado pesado y no podía estudiar ni ayudar en la casa. Ahora se dedica sólo a estudiar y ayudar a cuidar a sus hermanos. Yatiene todos los documentos necesarios para iniciar el proceso mediante el cual Alena obtendrá su custodia. Para los otros niños todavía estamos esperando el papeleo necesario.El siguiente tiene 10 años. Tiene dificultades grandes para aprender y es considerada aluman con necesidades especiales por lo que va en un colegio público especial  donde le ayudan según sus capacidades. Está en un aula de cuarto grado pero está leyendo en el nivel de Infantil y en un nivel de segundo grado para matemáticas. Un autobús la recoge a las 7:00 am todos los días; La escuela está a 1 hora de donde viven. Es una chica muy responsable que ayuda a la familia con las tareas domésticas. La tercera hija tiene 6 años. Está en primer grado. Es una niña muy interesada en aprender. Le están ayudando a pronunciar pues parece tiene una dificultad notable, pero a ella le va bien en matemáticas. Ella asiste al colegio parroquial. El pequeño tiene 3 años. Está lleno de vida y le gusta mucho que vayamos a visitarle.  Desde este año asiste a un colegio católico a tiempo completo.