Nombre: Dawatage Rumesh Indunil Perera

Edad: 31

Estatus: Soltero

Nacionalidad: Sri Lanka

Historia

Dawatage Rumesh Indunil Perera entró en el Japón sin visa el 11 de marzo. Al llegar al aeropuerto de Narita, las autoridades de inmigración le cogieron y le llevaron al Centro de Detención Ushiku. Después de una semana solicitó el estatus de refugiado porque su vida estaba en peligro. Dijo que es un líder del grupo de jóvenes de la parroquia. Cuando se murió su madre el 3 de marzo de 2018, muchos líderes de los jóvenes vinieron a apoyarle. El 8 de marzo vinieron muchos jóvenes de varias regiones para asistir al funeral. Aquel gran grupo de personas atrajo la atención de los grupos musulmanes, especialmente los extremistas. Así que, después del funeral, él y su familia decidieron que debe huir de Sri Lanka inmediatamente porque su vida estaba en peligro. Al principio, no quiso dejar su trabajo en una empresa de ropa, pero los problemas políticos y conflictos con otros grupos religiosos le impulsaron a migrar al Japón. No quiere volver a Sri Lanka porque le matarán. Su familia sigue comunicando con él, enviando testimonios de evidencia concreta para que pueda obtener estatus de refugiado en el Japón. El gobierno de Sri Lanka ha notado su participación activa en la Iglesia Católica, sobre todo en los campos de defensa de la fe y de derechos humanos. Por eso, dice que no puede volver a su país.

El 11 de marzo de 2020 serán ya 3 años en el centro de detención. Durante su estancia, le han dado 3 oportunidades de liberación temporal, es decir, permiso de pasar un mes fuera del centro para buscar personas que posiblemente puedan ayudarle a pagar un abogado etc.

El 3 de diciembre 2019 le visité por cuarta vez, y me dijo que del 1 al 5 de noviembre, le han llevado a la oficina de detenciones en Shinagawa para una entrevista. Le dijeron que conteste las preguntas que le hicieron, pero sin ninguna explicación. Espera que esta entrevista le ayude a obtener el estatus de refugiado.

Dhay Marqueses, aci