Del 23 al 2 de febrero hemos celebrado en Madrid la III Asamblea Internacional de la Familia ACI. Nos juntamos un grupo representativo de 38 laicos y laicas de 17 países, y un pequeño grupo de Esclavas con el lema “Familia ACI en salida”.

El 27 de Febrero…la Familia se “moviliza”, día dedicado a la reflexión y a compartir sobre el PROYECTO DE MOVILIDAD HUMANA, propuesto por la CG XX a las Esclavas, Familia ACI y laicos con los que colaboramos en la misión.

¡Que buena oportunidad la vivida!…en este día de sentirnos en la “misma barca” los distintos Proyectos compartidos. Las palabras vitales de nuestra H.Irene Guia que os invitamos a leer aquí: IRENE EN SALIDA_ESPANHOL_Movilidad Humana Hoy y acompañar con algún video

que ella misma preparó, fueron una ayuda para tomar conciencia muy real de la situación de los refugiados y para seguir preguntándonos ¿qué podemos hacer?, ¿dónde poner un granito más? ¿cómo no dejarnos contagiar por las inercias y rumores que nos paralizan?

Nos cuenta Pilar Larrain de la FACI de Chile sobre el impacto que tuvo en ella:

Cuando la escuchaba, pensaba: «vivo en una burbuja «, mirando como mera espectadora, el dolor y sufrimiento de tantos migrantes que deben huir de su país, por la guerra, opresión, religión, buscando una nueva oportunidad para sus familias, de una vida digna, fuera del odio, de amenazas que destruyen y sumidos en la miseria. Y pensé, Jesús nos dice: «Ama a Dios por sobre todas las cosas y a tu Prójimo como a ti mismo » Y quién es mi Prójimo? ¡Como caló en mí! El refugiado, el migrante, también es mi hermano.

Cuando miro las noticias, los medios de comunicación y redes sociales, veo personas forzadas a dejar sus familias, vivienda, por el sólo motivo de que sus vidas se han convertido en un infierno.

Estos hechos conmueven, a veces por un tiempo, pero…después… las imágenes se esfuman y olvidamos.

Ahora no, no se puede olvidar tan fácilmente y aquí viene el desafí , la invitación a «implicarnos y complicarnos» en el dolor y sufrimiento de los migrantes.

He sido bendecida y también agradecida por todo el bien recibido, pero esa imagen del migrante, desvalido que debe sacrificar su dignidad, me muestra el rostro de un Cristo Sufriente, mi Señor.

¡Basta! Es hora de empezar, abrazar, acompañar y hacer transformaciones radicales, por los preferidos del Señor.

¡Qué buen día!… como Sta.Rafaela Mª, en el corazón de todos-as, la experiencia de ¡cuantos hijos e hijas tiene Dios!, y que “viendo” mundo se aviva el celo… este fue el hilo conductor para sentirnos hijos y hermanos a los que nada de lo humano le es ajeno. Queríamos responder a la llamada a hacer “cuanto podamos” y todo lo que podamos con otros, en red… Sumando, construimos fraternidad, y mundo nuevo, donde el Dios de la VIDA, está presente sanando, recreando, reparando fuerzas con su PAN y Vino, para que los descartados de nuestro mundo tengan “su lugar”, recuperen su dignidad y de la mano de tanta gente buena de esta gran Familia ACI, el compromiso de amar y servir siga contagiando y derrochando con generosidad la invitación a construir la <civilización de amor>, desde abajo, desde dentro…como “uno de tantos” al estilo de Jesús,  que pasó haciendo el bien, sin alardes, ni protagonismos. Hoy la solidaridad, es más, se llama comunión, búsqueda honda de cambios estructurales, a través de la paradoja de lo “pequeño”, un reto:  no quedarnos en las lecturas planas de nuestra realidad, la llamada es a conjugar los cuatros grandes verbos a los que el Papa Francisco nos invita: acoger, proteger, promover, integrar … sigamos dando “pasos” para formar conciencias solidarias y fraternas, para la vida del mundo

Nos acompañó otro rato Elena Arce, quien ya es habitual en nuestros foros cuando queremos comprender  e inquietarnos con la realidad del tráfico y la trata de personas. También tuvimos la oportunidad de escuchar testimonios de otros proyectos: Atalaya y Ellas lo bordan en España, migrantes en India y Filipinas, acogida de refugiados Sirios en los colegios de Argentina y para terminar el testimonio espontaneo del compañero colombiano que compartió su propia experiencia de la guerra y el desplazamiento.

Nos sigue compartiendo Pilar:

Con esperanza, escuché testimonios maravillosos del proyecto Atalaya, de Burgos. «Dar la voz a ellos», proyecto de congregaciones, y en Argentina.

Sé que es una preocupación constante de la mayoría de los países, pero hay que alzar la voz con más fuerz , junto al papa Francisco, en su defensa férrea, donde nos pide: acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes en su movilidad y pasen a ser ciudadanos, con derechos y deberes para integrarse a la sociedad del país recibido.

Familia ACI, siguiendo el Carisma de Santa Rafaela, todos unidos en este gran desafío. Apoyar y crear espacios libres de prejuicios, de que son «malos», «delincuentes», «flojos», etc.

Unida la Familia ACI , junto a las Esclavas, como los dedos de la mano, apoyemos y demostremos, no sólo con palabras, sino también con hechos, que los migrantes y desfavorecidos, son nuestros hermanos y nos necesitan.

No hay duda de que…

Mirar su CORAZÓN, nos pone en <salida>…

-ORAR, cada día y decir PADRENUESTRO, <nos implica y complica> como al Buen Samaritano…

– Sentirnos FAMILIA nos refuerza, nos lanza a la misión de transformar este nuestro mundo en un gran templo…¡la tierra y los pobres no pueden esperar más!.

Pilar Larrain, FACI Chile

M Jose Tuñon, aci