Pasó sin esperarlo. Una tarde aparecieron por la calle unas chicas con sus hijos  y preguntaban por María Auxiliadora. Querían maletas, en seguida se les invitó a pasar a casa y fuimos a buscar maletas, en una casa enfermería siempre hay abundantes… Bajamos 4 0 5 y ¡felices!.

Estos venezolanos que salieron de Venezuela huyendo del horror que allí se vive, dieron con la Cruz Roja-Española que tienen a lado de casa un antiguo Centro de la UNED que ahora están remodelando y allí están estas familias en espera de que les den el lugar para ir. De la Cruz Roja reciben alimentos, ropa y todo lo que necesitan medico etc. Ellos les buscan las ciudades donde pueden ir y tener un piso tutelado con otra familia y durante seis meses les dan continuos cursos de formación para luego ya conseguir un piso y trabajo.

Una de estas familias se las llevaban a Sevilla, tenían nueve maletas… ¿cómo vais a ir a la estación con semejante equipaje? Me dicen que en metro y en ese momento sentí que era la ocasión de poder hacer algo por los emigrantes y me ofreci a llevarlos. Así que al día siguiente a las 8 de la mañana estaba en la puerta. Abrí el coche y ellos colocaron el equipaje para que cupiera todo. Vino conmigo otro de sus compañeros que viajaba con su mujer y dos niños a Galicia al día siguiente. Llegamos a Atocha y allí le dejé esperando a los que venían en metro. Llegaron bien a Sevilla aunque asfixiados de calor.

Al día siguiente la misma situación… pero esta vez a Chamartín iban a Villagarcía de Arousa. El traslado idéntico pero esta vez los padres iban con sus silletas y los dos niños en metro, yo con otro compañero en la misma situación, Llegamos a Chamartín después de poder hablar en el camino y me decía que era Maestro y que había dejado todo para huir con su hijo y su madre. ¡Que situaciones Señor!… Ahora en espera de trabajo para los dos. La otra pareja tenían en Venezuela una empresa de cosmética, vendieron y regalaron todo para venirse. Me impresionó en todos la fe que tienen.  Se nos ocurrió decirles “ Ha sido una casualidad encontrarnos” .Respuesta, “No Hermanitas ha sido Dios, que lo había preparado. ”Eran personas muy agradecidas a España, a la solidaridad que encontraron y muy agradecidos a la Cruz Roja, que realmente están haciendo una labor muy bonita…una pregunta, ¿quiénes son los “agradecidos” en verdad?.

Para mí ha sido una suerte, me sentí contenta por dentro de poder hacer algo por este problema tan grande que son los migrantes y los huidos de sus patria. Ojala tengamos más ocasiones sencillas que a veces están  muy cerca de nosotras…!Danos “ojos” para ver…y “reparar” a tu estilo!

Comunidad de Pirineos- Elisa Molina aci