SALIR

Cuando este año recibimos la invitación a SALIR; CELEBRAR Y CAMINAR vimos en comunidad cómo nos podíamos enredar con las instituciones de nuestra ciudad.

Como resultado de esta tarea, la H. Cecilia Guamán se comprometió como vicepresidenta de la CER y para el 29 de septiembre se tuvo una Eucaristía en “Techo para el camino” con el tema “Día del Migrante”, en la que la CER se conectó con esta Casa de Acogida para una colaboración más permanente.

CELEBRAR     

El lunes 21 de octubre (no se pudo hacer antes) tuvimos una Eucaristía en los patios de nuestro Centro para la Unidad Educativa, ofreciéndola por todos nuestros hermanos migrantes de cerca y de lejos que pasan calamidades y no saben cuánto durará su calvario. Toda la Eucaristía estuvo orientada a este drama para ir sensibilizando y cuestionándonos sobre qué hacemos por Jesús, presente en toda situación y circunstancia de dolor.

   Después de la Homilía, tuvimos la participación de un laico comprometido en una experiencia, de la Compañía de Jesús que se llama “Techo para un camino” y nos habló de que han habilitado lo que fue “Hogar de Cristo” para albergar a 120 personas migrantes de distintas nacionalidades, sobre todo venezolanos y los atienden integralmente durante un tiempo y si fuera necesario lo derivan a otras instituciones permanentes.

Al final de la Eucaristía se les pidió que, colaboren con esta causa, trayendo víveres no perecibles y útiles de aseo para llevar a esta Casa de Acogida, que será entregado por los mismos alumnos, acompañados de algunos educadores y PP. FF.

CAMINANDO CON LOS MIGRANTES

El día 23 de octubre con 65 alumnos de segundo de bachillerato caminamos de nuestro Centro Educativo de Fe y Alegría, “La 40” a otro Centro de Fe y Alegría “Tepeyac”, unos 20 minutos de camino, llevando el mensaje del Día del Migrante: “NO SE TRATA SÓLO DE MIGRANTES, SE TRATA TAMBIÉN DE NUESTRA HUMANIDAD”

Nos recibieron muy bien en el “TEPEYAC” y pasamos al Auditorio, dónde estaban los alumnos de este Centro Educativo. El Rector nos dio la Bienvenida y aludió al tema que nos convocaba, insistiendo en la importancia de acoger a nuestros hermanos migrantes, sobre todo venezolanos.

A continuación varios jóvenes de nuestro Centro subieron al escenario a explicar las pancartas y dar el mensaje que traíamos: ACOGER, PROTEGER, PROMOVER E INTEGRAR. Todos, aceptando las palabras de sus compañeros les aplaudieron.

Terminamos con el Himno de Fe y Alegría, cantado por todos muy efusivamente.

Creemos que nuestros alumnos interiorizaron, porque así lo expresó alguno de ellos, lo que sienten los migrantes cuando tienen que caminar kilómetros y kilómetros.

Adelaida Albendea, aci