“Está surgiendo una nueva eclesialidad y la vida religiosa se está situando en un nuevo lugar y de un modo nuevo: en salida, más pobre y siempre con otras y otros.” CGXX

El 18 de mayo se celebró la fiesta de Santa Rafaela en la Iglesia universal, y de manera especial en todas nuestras comunidades.  Nos han llegado fotos de celebraciones en los colegios en varios países, las celebraciones parroquiales, el gozo de celebrar con otros la vida de la Santa y la herencia que nos ha dejado.  Cada vez más, nos damos cuenta de que nos ha dejado una herencia preciosa y particular; a las hermanas, la familia ACI, los laicos comprometidos en la misión con nosotras, y las muchas personas con quienes compartimos la vida de fe, como personas de “paz y fiesta”

Aquí en la Curia, celebramos la fiesta de Santa Rafaela con una misa especial compartida con nuestros vecinos, pero también con personas de los distintos apostolados en los que se implican las hermanas de la comunidad.  Vino gente de varias partes de Roma, gente que no solamente conocen a las Esclavas, pero que sienten un vínculo con nuestro carisma, que también celebran la fiesta de Santa Rafaela como su fiesta.  ¡Cuánto hay que agradecer que el carisma se está extendiendo cada vez más, y que nos va enseñando a ser “más pobres y siempre con otras y otros”!  Después de la misa, nos reunimos (o más bien nos apretamos) en el comedor para una merienda compartida.  Allí, las terceronas presentaron – cada una – algo de la realidad y misión de sus provincias, con el deseo de compartir con todos la misión del Instituto universal (que, como cuerpo, es nuestra misión).

Aquí compartimos unas fotos del día, y nos unimos a todas, dando gracias al Señor por la vocación y por la vida que sigue creciendo en el Instituto.