Cuando salí de mi país fue muy duro alejarme…una parte de mi alma se quedó allá …ahora creo que soy parte de esta sociedad,  puedo decir que soy feliz y ver a mis hijos contentos me da la fuerza seguir luchando para vivir”.  Hanan, refugiada siria.

En septiembre, nuestro Colegio de Belgrano, en Buenos Aires,  fue sede para la Mesa Redonda Regional de Reasentamiento organizada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y el Programa Especial de Visado Humanitario para Extranjeros afectados por el conflicto de la República Árabe de Siria que está vigente en Argentina y  del que somos parte como Patrocinador comunitario desde el año 2016. En este año acogimos a la primer familia siria, que llegaba desde Latakia a nuestra comunidad colegio.

El reasentamiento consiste en el traslado de refugiados de un país de asilo a otro país que ha acordado admitirles y otorgarles residencia permanente.  Es una de las tres soluciones duraderas que el ACNUR prevé para acompañar la realidad de los refugiados.  El reasentamiento es único, ya que es la única solución duradera que implica la reubicación de refugiados de un país de asilo a un tercer país, dándoles la oportunidad verdaderamente de comenzar una nueva vida.

Con oportunidad de la Mesa Redonda Regional de Reasentamiento compartimos nuestra experiencia, nos enriquecimos escuchamos buenas prácticas de otros países de la región y renovamos nuestro deseo de “implicarnos y complicarnos” para que estos hermanos tengan Vida y la tengan en abundancia.