Nuestra escuela secundaria de Dublin, St. Raphaela’s Secondary School, se ha adherido al programa del JRS Europa llamado CHANGE. Con una clase de 4 nivel estamos llegando al final de las 6 sesiones de 45m cada una, previstas en esta campaña.

Su objetivo es:

Conocimiento, experiencias, encuentros y nuevas miradas. CHANGE construye una sociedad en la que todas y todos somos bienvenidos y podemos participar. Juntas y juntos, todas y todos tenemos nuestro papel. Sabemos que cuando las personas tienen la oportunidad de encontrarse unas con otras el cambio (CHANGE) real puede suceder. Es por esta razón que CHANGE trata de favorecer conexiones significativas entre personas refugiadas y gente joven. Las y los estudiantes podrán mejorar su pensamiento crítico y crear su propia opinión sobre temas como la migración y la sociedad a través de un programa educativo de 6 etapas facilitado por el profesorado.

 Esta semana hemos tenido la cuarta sesión. Hemos escuchado el testimonio de una antigua alumna de nuestra escuela, refugiada de Siria, desde 2015 en Irlanda con su familia. Es estudiante universitaria de Ciencias pero quiere cambiar para medecina. El silencio en la sala de clase se escuchaba mientras nuestra antigua alumna nos comentaba: «vivir en media de la guerra y perder amigos no es divertido…en la primera escuela que he frecuentado cuando llegué aquí he sufrido, la verdad, bullying… nuestra familia ha tenido suerte… la parroquia vino a visitarnos y nos dijo que nos quería apoyar… es que no se trata solo de dinero sino de tener apoyo de la comunidad. Estábamos solos…No necesitamos tener relaciones de sangre para poder ser próximos. Hoy día estoy más segura de mi misma y más abierta a cambios. Más flexible. Trabajar en un supermercado me ha ayudado a entrar en la cultura irlandesa. Quiero ser yo a contribuir para la sociedad donde ahora vivo. Hemos vivido hasta hace bien poco tiempo gracias a vuestros impuestos. Mis padres, mis hermanas y yo queremos hacer lo mismo. No tenéis idea de la suerte que tenéis. No tenéis ni idea. Trabajad duro y sed agradecidas». Sonriendo y mirando a la clase, fue con esta frase que terminó. Tres segundos después, un fuerte aplauso se hizo oír seguramente en los pasillos.

Nos quedan solo dos sesiones pero el material que el JRS ha creado es tan bueno que daría para mucho más. Nuestras sesiones son de una hora en vez de los 45m propuestos y el tiempo pasa sin que nos demos cuenta por lo interesante que surge de cada una de ellas.

Merece la pena navegar en su website y pensar si no sería bueno arriesgarnos a proponerlo a los jóvenes que acompañamos. Todo el material se puede encontrar en 9 lenguas distintas: https://www.jrschange.org/es/

Irene Guía, aci